Carlos Droguett

Reseña: 'Patas de perro' de Carlos Droguett

lunes, febrero 27, 2017

¡Cuervos días!
Como ya habréis notado, hay varios temas recurrentes en el blog: Siempre vuelvo al crimen, a la novela negra y... en efecto, a los animales. Pero ésta es una historia atípica y compleja, un relato fuera de lo común que logrará desgarraros el alma y dejar las marcas de sus pezuñas impresas en vuestra piel.

"Esta es la historia de Bobi y Bobi no es un niño cualquiera: ha nacido con unas robustas y orgullosas patas de perro. En casa duerme en el suelo, no lleva zapatos y es alimentado con carne cruda. En el colegio es objeto de burlas y agresiones físicas. Durante algún tiempo es convertido, incuso, en una dolorosa atracción de circo. Y sin embargo hay algo en Bobi, mitad perro, mitad humano, que nunca termina de ser domesticado. Un libro que durante años ha sido secreta lectura de culto. Una feroz alegoría de la discriminación y la exclusión social en las sociedades modernas. Un tour de force. Una brava novela."

Intentad poneros en el lugar de Bobi: Vives en un mundo donde sientes que no correspondes, donde eres diferente y te ves rechazado por ello. ¿Hace falta tener patas de perro para vivir una situación semejante? Por supuesto que no, y esa es la mayor realidad que esconde ésta novela. Cualquiera de nosotros pudo ser Bobi.

Pero el drama de su historia va mucho más allá de la aparente fantasía de su cuerpo. Bobi es maltratado, vejado, ignorado, discriminado tanto por personas como por los perros, quienes le ven como un monstruo, una criatura extraña que no pertenece a los suyos pero que tampoco es uno de los hombres. En la escuela no tiene amigos, todos se ríen de él y hasta su profesor lo trata como a una bestia de circo, con el que jugar y entretenerse. ¿Cómo va a usar los baños un perro? ¿Cómo va a sentarse a comer a la mesa un perro? Y Bobi, que vive agachando la cabeza, replantea sus propias cuestiones. ¿Y si en realidad me gusta más dormir en el suelo, como los perros? ¿Qué soy? ¿Podré casarme algún día?

Lo interesante de la novela es la bondad que, pese a todo, demuestra su protagonista. Bobi no pierde la fe y se escapa en múltiples ocasiones a intentar rescatar a los perros de las calles, a soltar sus cadenas y concederles la libertad aún cuando esto le lleve a meterse en más de un problema. Es un personaje puro atrapado en un mundo oscuro, aunque en palabras del autor sea justo lo contrario: Bobi ha caminado tanto tiempo en las sombras que ya no las teme, porque sabe moverse entre ellas.

"El perro no nació para ser atado con cadenas y encerrado entre rejas, tú te has dado cuenta de ello y te has revelado (...) Por eso te cogen y te golpean, que es un modo de suprimir poco a poco, pero antes tapian tu boca para que no puedas respirar, para que ellos no puedan escuchar que estás respirando, que estás respirando vida y no muerte, como ellos."
A la obra tampoco le faltan referencias a otros tantos grandes autores, y es que el padre adoptivo de Bobi no deja de recomendarle modelos en los que poder encontrar respuestas a sus preguntas, gente capaz de hacerle sentir válido y menos incomprendido. Aunque también nos encontraremos personajes que le ayuden a escapar de sus miserias o le ofrezcan un asilo cuando el resto de su vecindario parece ir a echársele encima, como el ciego Horacio, también cargado de sabiduría e interesantes lecciones. Personajes condenados a convivir con el drama y el horror, testigos, al igual que nosotros, de todo el dolor que imparable se va abriendo paso a lo largo de la novela hasta sacudir con contundencia nuestra conciencia.

El escritor que no escribe por la justicia es un despojador de los débiles, un ladrón. Digo más: Es un despojador de los pobres y su crueldad es tanta como la crueldad de un mal rico.   — Carlos Droguett

Y finalmente llega el homenaje al perro, parte esencial de la novela aunque quede difuminado por su fuerte carga social y reivindicativa. Droguett llega a afirmar que la única virtud del ser humano es ser el mejor amigo del perro, y con ésta contundente frase creo que se resume absolutamente toda la esencia de la obra.

Como contra, su escasez de diálogos. Aunque la prosa de Droguett me parece sublime y absorbente, es obvio que sin sus diálogos debidamente señalados resulta una lectura mucho más densa, de las que necesitas tener sin que nada ni nadie pueda interrumpirte y sentándote para disfrutar de un buen rato de lectura, nada de diez minutos. Me encantó su forma de escribir pero sufrí mucho intentando sacar mis ratos para disfrutar de la historia con calma, concentrándome en lo que leía para no pasar por alto los cambios de personaje, quién toma la palabra o quién abandona la escena.

La edición es una impecable pasta dura con el canto de las páginas (303 en total) en gris claro, ese toque de color tan personal al que nos tienen acostumbradas las obras de ficción publicadas por la editorial. Además incluye un prólogo de la mano de Lina Meruane, una introducción muy acertada con la que empezar a leer con los dientes bien afilados.

Patas de perro es un homenaje a las diferencias y a la importancia de aceptarse con todas y cada una de ellas, sin importar cuántas batallas se deban librar de por medio.

¡Feliz Carnaval!


También te puede interesar

14 plumas negras

  1. Hola! No conocía el libro pero la verdad es que no es mi estilo de lectura así que lo dejaré pasar. Muy buena reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no es tu estilo, no es tu estilo :)
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Voy a llorar con esta obra y la necesito con desesperación. Apuntada queda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Masoquista como yo... jajaja espero que la disfrutes :)

      Eliminar
  3. Pues no lo conocía. Y por lo que cuentas, no me importaría leerlo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y algo me dice que lo disfrutarías :)
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Hooooooola Meg!!!

    Hay que ver lo que nos tira a nosotras que los protagonistas de las novelas sean animales o que salgan en su portada. Ahora parece incluso que proliferan porqué este mismo mes han sacado 'A cuerpo de gato' (que lo quiero leer, que es muuuuuy dulce) y 'La razón de estar contigo' que también tiene pinta de querer derretir al lector que no veas. Si es que ya lo sé, ya que nos vamos a dejar el sueldo ahí.

    Efectivamente, lo triste es que cualquiera de nosotros puede ser el prota de este libro. Porqué el acoso está ahí, siempre latente, como lacra social que es. No es muy diferente del racismo, el machismo o la homofobia y debería considerarse como tal. El problema es vario 1) que hay padres que no deberían tener hijos porqué son incapaces de educarlos en pos del respeto hacia lo diferente y 2) que aquí en este país no se sabe tratar y erradicar, sobretodo en las aulas (ya no digo en el trabajo, que tampoco). En vez de coger a todo el grupo, pues tan culpable es quien mira y no hace nada como el que agrede, lo focalizan entre acosador y acosado. Y eso no funciona. Y después nos encontramos con 'oh, se ha suicidado una niña de 12 años. Nadie sabe nada'.

    Yo diría que la única virtud del ser humano va más allá de ser amigo de un perro. Entre tanta mierda, entre tanto maltrato que les hacemos a los animales, como si nos perteneciesen, también hay luz: gente que los protege (Santuarios), que los cuida, que les da una nueva vida después de tanto dolor, sean de la especie que sean solo por ser seres sintientes. Ahí podríamos entrar en la gran hipocresía del ser humano: adora al perro pero en cambio se come al cerdo, a la gallina o a la oveja o a la vaca. ¿Qué diferencia hay entre ellos? Entre un perro y una oveja? En mi pueblo esto se llama especismo. El adorar a unos y pensar que los otros han nacido para ser asesinados a los pocos meses de nacer, para que los humanos puedan comer cadáveres. Creo sinceramente, que es un sinsentido que alguien diga que le gustan los animales cuándo se los está comiendo o está pagando para ir a verlos encerrados detrás de una cárcel llamada zoo. Y de eso no se habla o se habla muy poco.

    Lo bueno es que esta novela puede que haga reflexionar a más de uno, pues entre las citas que has adjuntado y la capacidad de narrar del autor, supongo que a alguien se le encenderá la bombillita y alguna conciencia remenará. No deja de ser horrendo que la sociedad tenga un patrón marcado para diferenciar a los demás como 'lo normal', porqué si nos fijamos la palabra 'normal' es tan surrealista, tan poco acorde, tan amplia, que nos incluye a todos. Ya vivimos demasiado condicionados. Y vida solo hay una. Y que la gente no sabe meter la nariz en un buen libro en vez de la vida ajena.

    Un besote enoooorme!!! Y gracias por tan genial reseña!!! ♥♥

    PS: me he quedado muy a gusto soltándolo.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué genial tu última frase, Hydre. "La gente no sabe meter la nariz en un buen libro en vez de la vida ajena" jajajaja sublime. Y qué gran verdad.

      Aunque voy a añadir que el libro ensalza la figura del perro por considerarlo un animal noble, sin maldad, y se limita a compararlo con el hombre, pero no a situarlo por delante de ningún otro animal (Que sé que no ibas por ahí, solo has aprovechado a expresar una opinión que comparto).

      Un abrazo!

      Eliminar
  5. No conocía la existencia de esta novela y por lo que leo en tu reseña creo que es una lectura de las que dan que pensar, muy interesante. Gracias por tu reseña.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No podías haber dado más en el clavo. Da que pensar, y mucho. Tiene grandes frases en casi todas las páginas... imagina.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Por su portada me esperaba una historia de un perro sin más, pero oye me gusta el protagonista tan especial que tiene, el mensaje que lanza sobre la dureza de la discriminación y además intuyo que esas charlas con Horacio me iban a encantar.

    Me gustan estas historias algo dramáticas, debo de ser masoca, así que me la llevo ;)

    Besitos

    ResponderEliminar
  7. No conocía este libro pero puede que le de una oportunidad solo por lo que enseña, por ese mensaje de querernos a nosotros mismo y aceptarnos
    ¡Un besazo!
    Gracias por tu reseña ^^

    ResponderEliminar
  8. Reconozco que leí "Un perro" de Alejandro Palomas, y me enamoró. Pero ahora hay, para mi gusto, demasiada lectura canina. Mucha gente sumándose al carro. Me apabulla.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. hola Meg! en toda mi vida he tenido un perro comprado, siempre fueron de la calle y fueron mis hijos, como comentamos en nuestro perfil tenemos al negro que fue uno de la calle, fue quemado con agua caliente, y lo curamos siempre nos busco y hallo, callejero al fi, fue castrado e igual llego a nuestro hogar, ahora esta ciego por vejez y vive refeliz con nosotros.hay veces que los animales son los humanos!!!! besotesbuhos y del negro tambien!!

    ResponderEliminar

Participo en...


¡Vótanos!

Top blogs de Libros
Dame tu voto en HispaBloggers!