ciencia ficción

Reseña: Fin de Guardia, de Stephen King

miércoles, noviembre 01, 2017

¡Cuervos días!
Qué mejor fecha que Halloween para reencontrarme con Stephen King y mi inspector retirado favorito. Una trilogía aclamada por dejar a un lado el terror y centrarse más en el género del suspense y el thriller, y aún así otro rotundo éxito del autor. Pero 'fin de guardia' es diferente. Es especial. Es el regreso al Stephen King mas puro.

"Al detective retirado Hodges, que dirige una agencia de investigación privada con Holly, le diagnostican un cáncer de páncreas: le quedan meses de vida. En ese momento Hodges investiga una serie de suicidios recientes con un punto en común: todos los fallecidos tuvieron relación con Brady Hartsfield, el tristemente famoso Mercedes, que hace años planeó volar una sala de conciertos de rock llena de adolescentes.

Hodges y Holly dejaron al asesino en estado vegetativo del que no se ha recuperado. Sin embargo, el médico del hospital ha estado suministrando a Brady drogas experimentales que han supuesto que adquiera nuevos poderes, incluida la capacidad de mover objetos pequeños con la mente y de entrar en los cuerpos de ciertas personas vulnerables a su control. Desde su cama Brady ha ideado una aplicación del videojuego Zappit. En cuanto tiene al usuario bajo control, usa la aplicación para dominar su mente y arrastrarlo al suicidio. Sus objetivos son los mismos adolescentes que escaparon de la muerte, pero en realidad quiere atraer a Hodges al juego y vengarse. No sabe que está a punto de morir."

Tras disfrutar como una enana con Mr.Mercedes (Aquí la reseña) y no terminar de pillarle el punto a Quien pierde paga (Por centrarse en personajes secundarios en lugar de seguir la historia donde su anterior libro la había dejado) le tenía unas ganas locas a la conclusión de ésta trilogía, aunque también algo de miedo. ¿Y si no estaba a la altura, con el cariño que le tengo yo a sus personajes?

Porque 'Fin de Guardia' no sólo rescata al emblemático trío protagonista, sino que también ofrece la reaparición de Freddi Linklater (La adoro más allá de las palabras) y por supuesto de nuestro emblemático villano, Brady Hartsfield. Por masoquista que suene, reconozco que a él también lo eché de menos. Cuando el malo de una novela tiene una inteligencia equiparable a la de un genio es imposible no admirar la existencia de un antagonista tan sublime, tan perverso. Y es que han pasado seis años desde los acontecimientos de Mr.Mercedes, la mayoría han perdido el interés en éste psicópata ya que lo consideran poco menos que un vegetal. Ah, terrible, terrible error. De manera clandestina hay un doctor que le ha estado suministrando un medicamento experimental y, sea cosa suya o no, lo cierto es que Brady ha comenzado a responder. Te mira. Te escucha. Mueve cosas.

¿Cómo? No, ha debido ser casualidad. La puerta se cerró sola. La persiana se mueve porque hay corriente. Y aquella enfermera que se suicidó justo después de pasar a verlo... simple casualidad. Porque Brady no puede moverse, ¿Cierto? ¿Cómo iba él a provocar la ola de suicidios que recientemente ha asolado la ciudad? Aunque hay una casualidad muy inquietante en todos ellos: Las víctimas son supervivientes del último gran atentado que Hartsfield planeó.

Y ahora pasemos a homenajear la fascinante imaginación de King, porque merece párrafo aparte y más cuando se marca novelas como esta. En la contraportada del libro ya nos aparece una especie de Game Boy que, si habéis leído Mr.Mercedes, de inmediato os hace sospechar cualquier tipo de perversidad. Y no os equivocaríais. El aparato en cuestión es una consola llamada Zappit, retirada del mercado pero que por motivos desconocidos ahora ha pasado a formar parte de miles de hogares. Parece ser que alguien las anda regalando junto con una sugerente carta: Juega al demo de 'Pesca en el hielo" y atrapa los peces rosas. Observa el número que aparece en pantalla y si coincide con el tuyo... ¡Ganarás un fantástico premio!.
Lo que nadie sabe es que tras este engaño se encuentra una demo manipulada para ejercer un control mental sobre los usuarios, similar a la hipnosis, que los hace especialmente sensibles a la manipulación. Quién sabe lo que podría pasar si alguien tuviera poderes y se pudiera meter en sus cabezas en ese preciso instante... pero esas cosas no pasan. No pasan. ¿No...?

Dos suicidios relacionados con el Zappit pueden considerarse mera coincidencia, pero ¿Tres? Aun así, ¿Es capaz la policía de dar crédito a lo que él empieza a creer?

Así que para para resolver un caso con tintes paranormales en el que nadie creería sólo nos queda un candidato: El inspector retirado al que Brady más aborrece (Y su inestimable socia, Holly). Hodges lo tiene bien calado, aunque ahora mismo no pasa por el mejor momento de su vida: Acaban de detectarle un cáncer. Pero aún no está listo para rendirse, y menos cuando descubre que Brady sigue yendo detrás de él y de la gente que más quiere. Tiene que pararlo. Solo entonces estará completamente retirado, o como dicen en su jerga... llegará el fin de guardia.

Hay sagas que van perdiendo fuelle y otras que se elevan hasta una conclusión más que digna, como es el caso. Stephen King recupera a algunos de sus personajes mas emblemáticos y vuelve a ponerlos manos a la obra en una historia menos oscura pero mucho más fiel a su estilo original, con algunos elementos sobrenaturales y una amenaza cerniéndose sobre toda la población. Un final acertado, una extensión llevadera y una lectura adictiva son los elementos que la hacen una novela mucho más que recomendable. Ah, y sus personajes. Para mi siempre habrá un antes y un después de Bill Hodges y Brady Hartsfield.


Y recordad: Manteneos lejos de los peces rosas.




También te puede interesar

14 plumas negras

  1. Esa imaginación de King... digan lo que digan, es inagotable. Yo leí "Mr. Mercedes" (me encantó) y tengo pendiente "Quien pierde paga", que creo, por lo que leo aquí y también otras reseñas, que es una mera transición hasta esta traca final. Tengo muchas ganas de ponerme a ello.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente, sí. No es que "Quien pierde paga" sea un mal libro pero es un parón en medio de la historia, como bien dices, un capítulo transitorio que sabe a poco y deja con ganas de volver al origen.

      Eliminar
  2. Hola! Hace mucho que no leo nada de King pero la verdad es que no me atrae mucho este tipo de lectura ahora. Gracias por la reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a por otro, Bea :) Gracias a ti por pasarte a leerla.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Pues me anima leerte.Mr Mercedes fue mi reencuentro con King después de años sin leerlo y lo disfruté mucho,sin embargo con Quién pierde paga me pasó como a ti que no acabé de pillarle el puntito.Había leído alguna reseña de este último de la trilogía poco positiva y aunque lo tengo comprado desde que salió aquí está sin leer así es que como te decía al principio me has animado mucho con tu reseña.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro Inés, pues sí que hemos coincidido en opiniones, sí. Si disfrutaste de Mr. Mercedes algo me dice que éste te va a volver a enganchar a la historia :) Ya nos contarás cuando lo leas.

      Eliminar
  4. Si no leo esta reseña, sigo creyendo que este libro es uno solo, estaba a punto de comprarlo porque lo veía en todos lados. Menos mal que no lo hice xD

    Me alegro que este estuviera mejor que el segundo, que lograra rescatar aquellos detalles que dejo en el segundo. Por lo que cuentas esta trilogía esta buena, así que sabiendo que son tres como que si me animare a leerlo.

    Gracias por tu recomendación, saludos ♥

    ResponderEliminar
  5. Hola guapa, he vuelto!!

    Muchísimas gracias por el comentario que me pusiste en mis vacaciones ;) Yo también quedé prendada de la zona del País Vasco francés, especialmente de Biarritz.

    Yo creo que ya te lo he comentado más veces, pero te lo repito jajaja...no me he estrenado con King. Así de triste es mi vida literaria, sí. Y eso que tengo una amiga que es fan total y tiene todos los libros (ya saben quién me los va a prestar). Así que tendré que cuando aligere pendientes quizás le pida el primera de la trilogía, que me has dejado con ganas de saber más de ese psicópata de alto nivel ;)

    Besazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Definitivamente esto de no leer los comentarios antes de publicar hace que salga algo como lo que te acabo de escribir...¡qué desastre! Me meo yo sola. Espero que me hayas entendido ;)

      Eliminar
  6. Dejé de leer a este autor hace ya años, tras quedar decepcionada con 22/11/63, una novela de la que me esperaba mucho más. Me quedo con los clásicos que lo hicieron famoso como It, El cazador de sueños, el juego de Gerald, Dolores Claiborne, etc... Besos

    ResponderEliminar
  7. No celebro Halloween, es que soy una cagona y el terror no es lo mío. solo he leído de King el de "Revival" y ni fu ni fa. El resto... es que no me atrevo.
    Pero me alegra que hayas elegido este título para celebrar la noche más terrorífica del año.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Hooola Meg!!

    Stephen King me da caging. Lo sé, la rima es horrorosa, pero no se me ha ocurrido una mejor. Y de hecho es tal cual. Me da yuyu. Yo no leo terror. No puedo. Lo paso fatal.

    Primero de todo decir que no tenía ni idea de que fuese una trilogía. Y sí te doy toda la razón del mundo, los buenos villanos no son aquellos que te ponen que tienes que odiar porqué sí. Los buenos villanos bien construidos son aquellos que son inteligentes a rabiar, que aportan algo más. Para crear villanos de papel cartón que ni se molesten, oye.

    Pero ese médico que le ha inyectado eso está chalaaaao!!!!! Está como una cabra! Como una regadera! Como un cencerroooooo!!!! Eso sí, después de leerte he aprendido algo que no sabía -siempre aprendo algo ^^- que es que un policía retirado se le llama 'fin de guardia'. No tenía ni idea.

    Leyéndote me ha parecido que King de basaba en la realidad para escribir esta novela. Sobretodo en la gente que está enganchada los videojuegos, pero también se podría extrapolar a cualquier tipo de pantalla. Porqué King no se queda muy lejos en una cosa: nos manipulan. Y lo hacen con informaciones que no son, anuncios, fútbol, cortinas de humo. Es horroroso. Y en este momento histórico que estamos viviendo es cuanto más se saca a la luz. Cuanto más se ve. Así que lo del control mental puede venir por ahí. Quieren que pensemos lo que nos dicen que tenemos que pensar y reproducirlo allá donde vamos. Si algo tiene desde luego este autor, es una gran capacidad de observación de la realidad que nos envuelve como sociedad.

    Un besote enoooooorme!!! ♥

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola, bonita!

    No sabía que Stephen King hiciera trilogías, que sorpresa me acabo de llevar. Pero espero que disfrutes de cada libro :) Yo tengo pendiente tres libros de King, pero nunca me pongo con ellos. Y se añaden más libros de él a la lista de deseos, que parece que nunca le pondremos fin.

    En cuanto a los villanos, a mí me gustan los villanos que odias por lo listos que son y por como juegan con tu cabeza. Son villanos diferentes, que (casi) nadie se molesta en inventarlos. Si hubiesen villanos así, madre mía, como triunfaría todo jajajaja.

    Un besito ♥

    ResponderEliminar
  10. No he conseguido nunca leer a King. "Peor para ti", pensarás. Y seguro que tienes razón, pero es demasiado retorcido para mi gusto. Sin embargo, te agradezco la recomendación porque sé de alguien que lo va a disfrutar un montón. Abrazos.

    ResponderEliminar

Participo en...